For more information, call: 877-CENTEGRA

A-Z Health Topics


Return to Index

En sus propias palabras: Viviendo con cáncer ovárico

IMAGE
El miércoles entre la graduación de su hija de la universidad y la graduación de su hijo de la preparatoria, Jan fue diagnosticada con cáncer ovárico. Un paseo brusco en caballo, un doctor familiar firme y la consciencia de Jan de sus síntomas llevaron a un diagnóstico temprano que le ha permitido a Jan vivir los últimos siete años de su vida libre de cáncer. Ella ha vencido el 80% de probabilidad de que no sobreviviría más allá de dos años. "Me dije a mí misma que tenía la misma posibilidad de estar en las probabilidades de quienes sobreviven como en las de quienes no sobreviven. ¡Debes tener esperanza!"
¿Cuál fue el primer signo de que algo andaba mal? ¿Qué síntomas experimentó?
Empezando en diciembre de 1993, cuando me acosté en la noche, mi estómago se sentía hinchado: Tan sólo pensé que estaba engordando, pero fue inusual para mí ya que realmente nunca antes tuve es problema. Después, siempre estaba agotada y normalmente era una persona que nunca se agota. Lo tercero fue que tenía dolor en el costado derecho (cerca del ovario derecho) cuando tenía relaciones sexuales.
¿Cómo fue la experiencia del diagnóstico?
Mi doctor pensó que era premenopáusica, pero yo sabía que había algo más. Así que pensé que regresaría al doctor en seis meses. Unos cuantos meses más tarde, estaba montando un caballo que corcoveaba mucho, lo que me provocó mucho dolor. Así que fui con mi médico familiar y le dije que pensaba que tenía apendicitis. El relacionó mi dolor con los otros síntomas que tuve antes y eso lo llevó a diagnosticar de forma rápida que tenía cáncer ovárico.
La mayoría de los doctores no realizan pruebas para el cáncer ovárico, pero de hecho él sí las usó. El hizo un ultrasonido transvaginal y una prueba sanguínea CA 125. Tenía tanto dolor que me ingresaron al hospital. Más tarde descubrimos que el tumor se había volteado al revés mientras estaba montando el caballo y eso fue lo que causó el dolor grave. Para el siguiente día, él había realizado todas las pruebas y había llamado a mi familia para darles la noticia de que tenía cáncer ovárico.
¿Cuál fue su reacción inicial y a largo plazo ante el diagnóstico?
Mi reacción inicial (hacia mí misma) fue que estaría muerta en dos años. No sabía de alguien que sobreviviera al cáncer ovárico. Fue una conmoción porque siempre había sido una persona muy saludable. Hago mucho ejercicio; trato de comer los alimentos adecuados; el cáncer no proviene de mi familia. Tan sólo pensaba, "¿Cómo puede ser esto?"
La peor parte del diagnóstico del cáncer es inicialmente escuchar que se tiene. Luego, empezar a reconocer que se tiene un gran desafío frente de usted. Empecé a pensar sobre quién era el mejor doctor para tratar el cáncer ovárico. Así que empezamos a hacer algunas llamadas y decidimos por el mismo doctor que mi doctor familiar recomendó. No tenía mucho tiempo para hacer demasiada búsqueda, ya que tenía demasiado dolor. Una vez que decidimos sobre el doctor, programamos que la cirugía se realizara en tres días.
¿Cómo se trata su cáncer ovárico?
Tuve una histerectomía completa (extirpación del útero) y una ooforectomía (extirpación de los ovarios). Luego, una semana más tarde, empecé la quimioterapia. Tuve seis tratamientos, cada tres semanas. Cada tratamiento de infusión tomaría cerca de ocho horas. Tenía más miedo de la quimioterapia que de morir. Afortunadamente, nunca me enfermé por la quimioterapia. No me sentía maravillosa durante unos cuantos días justo después de la quimioterapia, pero nunca me enfermé. Sí perdí cabello. Perdí el cabello de mi cabeza, cejas y los vellos en mis brazos. Eso realmente me molestó. Fui diagnosticada en mayo y tuve mi último tratamiento de quimioterapia en noviembre. También tuve problemas con el estreñimiento y algunos problemas con mis venas.
Cada seis meses tenía una prueba sanguínea y tengo mi examen físico anual con mi doctor familiar.
¿Tuvo que hacer algún cambio de estilo de vida o alimenticio a raíz de tener cáncer ovárico?
La histerectomía instantáneamente me arrojó a la menopausia, así que tuve que aprender a lidiar con levantarme en la noche empapada. Mientras estaba atravesando por el tratamiento, requirió mucha disminución. Eso fue realmente difícil para mí. No pude hacer ejercicio por varias semanas después de la cirugía para permitir la curación. La quimioterapia destruye el crecimiento de las células y hace la curación más difícil. Tomó más tiempo en recuperarme que para lo que estaba preparada. La mayoría de las personas con cáncer ovárico tienen una batalla actual con el tratamiento, pero fui afortunada en no lidiar con eso.
Los cambios alimenticios que he hecho se debieron al estreñimiento. Tengo muchas costras debido a la cirugía y a la quimioterapia, así que tengo que estar segura de comer mucha fibra, frutas y verduras para mantener las cosas funcionando adecuadamente.
¿Buscó algún tipo de apoyo emocional?
Pienso que es muy importante para cualquiera que ha sido diagnosticada con una enfermedad devastadora tener apoyo emocional. Mi esposo siempre estaba para mí. Le diría a los demás que estaba bien, ya que sabía que tenía a mi esposo para decirle cómo me estaba sintiendo en realidad. ¡Un día tan sólo le dije que me sentía como estiércol! Sabía que siempre podía ser honesta con él y no tenia que deprimir a nadie más. Necesitaba dejar salir mis emociones con alguien. Le diría a Dan, "Odio cómo me siento. Odio perder mi cabello. Odio lo que está pasando." Se necesita dejar salir esas emociones.
Mi fe en Dios también fue un gran apoyo emocional. Saber que estaba segura en mi eternidad y que Dios estaba en control. Fue un gran momento para mí crecer como cristiana.
No terminé de ir a un grupo de apoyo, pero había excelentes en mi comunidad. Tan sólo tuve el apoyo avasallador de los amigos, la familia y los vecinos. Hubo comidas, llamadas, flores y tarjetas, Después de cada tratamiento de quimioterapia, alguien estaba siempre para encargarse de la casa y las cosas familiares para que pudiera simplemente descansar. Tenía un vecino que siempre me traería sopa de fideo con pollo. Fue una de las pocas cosas que supieron bien para mí.
¿El cáncer ovárico tiene algún impacto en su familia?
Mi hijo realmente pensaba que iba a morir. En cierto modo él se retiró de mí. El deseaba ser compasivo, pero realmente fue difícil para él. Mi hija estaba más dentro del modo de "Qué puedo hacer para ayudarte". Tratamos de mantener las cosas tan positivas como fuera posible con los niños.
El impacto inicial de mi esposo fue miedo. El jugó un gran papel protector que nunca había le visto antes o después. El deseaba alejarme de todo el estrés. No trabaje un día durante el tiempo que estaba adquiriendo el tratamiento. Aunque realmente pensé que deseaba regresar a trabajar. Fue la primera vez en 30 años de matrimonio que él hizo toda la limpieza, la cocina y la lavandería. Pienso que el trabajo que él asumió fue lo que me haría sentir mejor.
¿Qué consejo le daría a alguien que vive con cáncer ovárico?
Lo primero que tiene que conservar es la esperanza. Usted no es una estadística. Encuentre comfort en Jeremías 29:11, que dice, "Conozco los planes que tengo para ti, dice el Señor. Son planes para bien y no para mal."
Segundo, ármese con información antes de que deje que alguien la trate y aprenda todo lo que pueda sobre esa clase particular de cáncer. Asegúrese de que está trabajando con un especialista en esa clase particular de cáncer. Puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. El tratamiento está cambiando rápido así que manténgase al día sobre sus opciones. Asegúrese de que esté obteniendo el tratamiento más actual y recomendado.
Tercero, conserve el sentido del humor. Observe las cosas que están pasando alrededor de usted y vea lo gracioso en ellas. Si no lo hace, estará afligida.
Cuarto, acepte el regalo de la familia y los amigos. La gente desea sentir que puede hacer algo por usted. Disfrute el momento -es una bendición durante el tiempo de estrés.
Y finalmente, confíe en su fe. Dios nos ha dado muchas buenas palabras de ánimo, esperanza y promesa. Tome el tiempo y úsela para crecer en su fe. Puede ser un tiempo pacífico en su vida.
Las entrevistas fueron realizadas en el pasado y pudieran no reflejar estándares y prácticas actuales en la medicina. Hable con su médico para conocer mayores detalles sobre cómo esta condición es manejada y diagnosticada en el presente, así como para conocer que tratamientos son los adecuados para usted.