For more information, call: 877-CENTEGRA

A-Z Health Topics


Return to Index
by Sonnenberg E

En sus propias palabras: Viviendo con Gota

IMAGE
Gary M., de 48 años de edad, es el vicepresidente de mercadotecnia en el hospital de la East Coast. Aunque fue apenas hace tres años cuando se encontró a sí mismo casi lisiado por la inflamación dolorosa de la gota, hoy en día tiene la enfermedad crónica casi bajo control. La gota consiste de ataques recurrentes de inflamación articular provocados por una acumulación de cristales de ácido úrico. El padre de tres hijos, regularmente habla con compañeros que la padecen y colabora con su médico para minimizar los síntomas, mientras continúa llevando una vida activa con la que ha sido su esposa desde hace 18 años.
¿Cuál fue la primera señal de que algo andaba mal? ¿Cuáles síntomas experimentó?
Tuve un inicio estereotípico de gota hace tres años, justo después de la Navidad. Había estado comiendo montones de carne de cangrejo, camarón y alimentos de excelente calidad en las fiestas de vacaciones. Una noche, estaba en una reunión con médicos, trabajando hasta tarde. De repente sentí como si hubiese tirado de mi tendón del pie derecho. Estube cojo durante dos días. Lo que pase por la noche fue una tortura total.
El dolor se fijó en la bola de mi pie derecho. Incluso el dolor de una sábana sobre mi pie era intolerable. Me la pasé dando vueltas en la cama durante toda la noche. Mi pie se inflamó y se enrojeció. Parecía cereza al contacto.
¿Cómo fue la experiencia del diagnóstico?
En la mañana, cuando fui a trabajar, llamé a uno de nuestros podólogos. Dije "le hice algo a mi pie y no tengo idea de lo que es". Después describí mis síntomas, el médico me preguntó si había escuchado de la gota. Le dije que mi hermano más joven tiene y mi padre la tuvo cuando vivía. El médico me dijo que creía que yo también la tenía; ese día lo ví más tarde y me confirmó el diagnóstico.
¿Cuál fue su reacción inicial y a largo plazo al diagnóstico?
Al principio estuve deprimido porque es una enfermedad crónica. La padeces todo el tiempo. El alcohol, carne roja, cerveza y cangrejos pueden detonar un ataque de gota. Amo todo eso. Desde que mi padre murió de enfermedad cardíaca a los 45 años, ya estaba en terapia a largo plazo y de dosis baja de aspirina, pero tuve que suspenderla porque la aspirina puede detonar ataques de gota.
¿Cómo controla la gota?
Ese primer ataque fue tan fuerte que tuve que recibir una inyección de cortisona para que pudiera caminar. Me sentí como Jeff Goldblum en "The ," arrastrando mi apéndice inútil detrás de mi. Para curar los síntomas, tomé mis medicamentos antiinflamatorios.
Una vez que el exceso de ácido úrico queda fuera de tu sistema y estás libre de gota, puedes seguir con un medicamento de mantenimiento (alopurinol) para purgar tu cuerpo de ácido úrico. No he llegado al punto en el que me sienta cómodo tomando un medicamento para toda mi vida, así que trato de controlarla con cambios alimenticios.
¿Tuvo que hacer algún cambio alimenticio o en el estilo de vida a raíz de la gota?
Sabía que la gota no iba a desaparecer y que tendría que adoptar cambios en mi estilo de vida. Así que sólo se convirtió en un asunto de tratar de hacer cosas para esquivar la recurrencia. Trato de alejarme del alcohol, carnes rojas y mariscos, pero me harta comer pollo todos los días. No he tenido otro ataque de gota de escala completa. Hay días en que me siento "gotoso", y se que mi cuerpo está listo para desarrollarla. Algunas veces realmente es simple. Si como una hamburguesa de comida rápida, empiezo a sentir dolor por todas partes.
¿Buscó algún tipo de apoyo emocional?
La gota es como un Rodney Dangerfield pero en enfermedades, no tiene respeto. Pero una vez que su cuerpo enferma de gota, están más que felices de hablarle al respecto. Cuatro hombres de nuestro departamento de finanzas vinieron a hablar conmigo antes de que fuera diagnosticado oficialmente. Todos tenían gota y conservaban en sus oficinas pequeños escondites de remedios caseros que les funcionaban, hierbas y frutas secas. Ahí está este grupo clandestino de gota que me ha ayudado.
¿La gota tiene algún impacto sobre su familia?
Mi esposa ha sido bastante solidaria en términos de estar consciente de las cosas que detonarán un ataque. Algunas veces afecta las actividades que me interesa hacer. Cuando te sientes gotoso, no tienes ganas de levantarte y caminar.
¿Qué consejo le daría a cualquier persona que vive con gota?
Ofrezco bastante comprensión. Ayuda a condolerse con otros que la tienen y obtener consejos de ellos. Tratar de averiguar qué alimentos son sus venenos y alejarse de ellos, lo cual es más fácil de decir que de hacer.
Pienso que más personas deben sentirse libres de hablar al respecto, ya que con la aceptación social viene una mayor conciencia. Y eso ayuda a manejar mejor el mantenimiento y control.
Las entrevistas fueron realizadas en el pasado y pudieran no reflejar estándares y prácticas actuales en la medicina. Hable con su médico para conocer mayores detalles sobre cómo esta condición es manejada y diagnosticada en el presente, así como para conocer que tratamientos son los adecuados para usted.