For more information, call: 877-CENTEGRA

A-Z Health Topics


Return to Index

Licuados Dietéticos y los Reemplazos de Comida: ¿Pueden Realmente Ayudarlo a Perder Peso?

Image for meal replacememt article Los licuados dietéticos son llamados reemplazos de comida por los nutriólogos y los expertos en pérdida de peso porque, en teoría, beber un licuado está destinado a reemplazar una comida completa. Otro tipo de reemplazos de comida son las barras nutricionales y entradas pre empaquetadas. Pero, ¿funcionan los reemplazos de comida?
Según un estudio científico dirigido por Steven Heymsfield, MD de la Columbia University, sí funcionan. Heymsfield y sus colegas reunieron datos de seis estudios separados de diferentes tipos de reemplazos de comida y encontraron que la pérdida de peso total de 249 personas con reemplazo de comida fue mayor que la de 238 personas en los grupos de comparación que siguieron dietas bajas en calorías.

Perdiendo Peso

La pérdida de peso por escrito es muy fácil. Realmente sólo necesita comer 500 calorías menos todos los días para perder un kilo a la semana. El truco es que la pérdida de peso en el mundo real, con horarios ocupados y abundantes opciones de comida, es difícil. Los reemplazos de comida funcionan bajo la premisa de que pocos de nosotros sabemos cuántas calorías comemos diario. Las comidas empaquetadas pueden enlistar el contenido calórico, pero la mayoría de las comidas que consumimos no lo tienen. Muchas de nuestras comidas pueden llegar a 700-800 calorías sin darnos cuenta. Tres comidas al día de 750 calorías cada una equivale a 2250 calorías. Una mujer promedio necesita sólo de 1800-2200 calorías por día. El hombre promedio requiere aproximadamente de 2000-2500 calorías por día. Si agrega refrigerios y dulces ocasionales, sin mencionar el alcohol u otra bebida calórica como el refresco, la mayoría de nosotros consumimos más calorías de las que necesitamos.
Reemplazar una o dos comidas por día con una conocida cantidad de calorías necesariamente reducirá el número de calorías que consume. En otras palabras, en lugar de ingerir una comida que podría tener 750 calorías, beba un licuado con 250 calorías y de este modo habrá reducido el número de calorías usual que toma por 500. Haga eso todos los días por una semana y perderá una libra mientras nada más cambie.
David Allison, PhD, un investigador de obesidad en la University of Alabama en Birmingham ha estudiado el uso de reemplazos de comida para perder peso.
"Creo que es un acercamiento razonable y puede jugar un papel valioso en la pérdida de peso," dice. Allison evaluó el uso de un reemplazo de comida basado en soya en 100 personas que fueron asignadas aleatoriamente a utilizarlo o seguir una dieta baja en calorías por 3 meses. Encontró que aquellos con reemplazos de comida, perdieron más peso y tuvieron una reducción mayor en la circunferencia de la cintura que aquellos con una dieta baja en calorías.
Otro estudio por Dana Rothacker, PhD siguió a mujeres que utilizaron los licuados dietéticos para perder peso durante un año para evaluar su efectividad a largo plazo. A los tres meses, las mujeres que bebieron los licuados dietéticos perdieron la misma cantidad de peso que las mujeres con dietas bajas en grasa. Pero, después de un año las mujeres que continuaron el plan de reemplazo de comida mantuvieron su pérdida de peso, mientras que las mujeres que siguieron con la dieta baja en calorías habían recuperado mucho de su peso.

Ninguna Bala Mágica

Los reemplazos de comida no son una bala mágica. Como en la mayoría de las dietas, la razón por la que la gente deja de usar reemplazos de comida es porque recobran su peso, debido a que regresan a un consumo calórico más alto. Además, los críticos argumentan que, utilizar reemplazos de comida no le enseña a la gente cómo elegir opciones saludables sobre el resto de la comida que ingieren.
Según Allison, "La Personas (con reemplazos de comida) no han aprendido a cómo lidiar con la comida real." Entonces, cuando dejen de usar el reemplazo, a menudo regresarán a una dieta poco saludable. En general, mantener un peso normal requiere aprendizaje a lo largo de la vida sobre hábitos alimenticios saludables o permanecer con los reemplazos de comida indefinidamente. Pocas personas quieren hacer eso.

Tenga Cuidado Comprador

Debido a que los reemplazos de comida son suplementos alimenticios, no están regulados por la US Food and Drug Administration (FDA). Por lo tanto, los anuncios de reemplazos de comida pueden hacer afirmaciones sobre su efectividad que no están respaldados por ninguna investigación científica. También, no hay estándares para los ingredientes de reemplazo de comida. Algunos licuados dietéticos pueden ser nutricionalmente sanos con las vitaminas y minerales necesarias incluidas. Otros pueden contener pocos nutrientes saludables y son casi tan nutritivos como reemplazar su comida con una lata de refresco sabor cola.
Allison recomienda que todos los que consideren los reemplazos de comida deben hablar con un médico bien informado y pedir algún consejo nutricional. De este modo, será sabio sobre su elección de reemplazo de comida y sobre lo que puede hacer por usted. Uno de los retos del reemplazo de comida es que su confianza en un producto fabricado puede privarlo de la variedad que comúnmente experimentamos en nuestro plan diario de comidas. El reemplazo de comida puede darle un consumo alto de comidas que podría de otro modo ingerir rara vez o con moderación. Por ejemplo, puede querer ser particularmente cauteloso sobre los reemplazos de comida basados en soya, porque los científicos todavía no saben si el consumo fuerte de soya puede influir en el desarrollo de algunos cánceres, y cómo lo hace. Hay datos que sugieren tanto el riesgo incrementado como el disminuido, por tanto, el jurado está definitivamente todavía (fuera) de este tema.
Para muchas personas, usar licuados dietéticos o reemplazos de comida estimulará su pérdida de peso. Alcanzar una meta de pérdida de peso a corto plazo, puede ser muy satisfactorio y puede impulsar la perseverancia necesitada para hacer cambios permanentes en la manera que come. Los reemplazos de comida pueden tener un papel exitoso al promover la pérdida de peso, especialmente cuando se incorporan en el objetivo de aprender a lo largo de la vida opciones saludables para comer.

RESOURCES

American Dietetic Association http://www.eatright.org/

National Institutes of Health http://www.nih.gov/

CANADIAN RESOURCES

Canadian Society of Exercise Physiology http://www.csep.ca/

Health Canada http:www.hc-gc.ca/

References

American Gastroenterology Association medical position statement on obesity. Gastroenterology. 2002;123: 879-881.

Choosing a safe and successful weight loss program. National Institutes of Health website. Disponible en: http://www.niddk.nih.gov/health/nutrit/pubs/choose.htm . Accedido Marzo 1, 2004.

Fontaine KR, et al. Results of soy-based meal replacement formula on weight, anthropometry, serum lipids and blood pressure during a 40-week clinical weight loss trial. Nutr J . 2003;2:14

Heymsfield SB, van Mierlo CA, van der Knaap HC, Heo M, Frier HI. Weight management using a meal replacement strategy: meta and pooling analysis from six studies. Int J Obes Relat Metab Disord. 2003 May;27(5):537-49.

Rothacker DQ, et al. Liquid meal replacement vs traditional food: a potential model for women who Cannot maintain eating habit change. J Am Diet Assoc . 2001;101:345-347.

Weight loss for life. National Institutes of Health website. Disponible en: http://www.niddk.nih.gov/health/nutrit/pubs/wtloss/wtloss.htm . Accedido Marzo 1, 2004.

Revision Information