For more information, call: 877-CENTEGRA

A-Z Health Topics


Return to Index

Reduciendo Su Riesgo de Cáncer de Seno

Aunque ciertos factores genéticos no se pueden prevenir, hay otras precauciones que usted puede tener para reducir su riesgo de desarrollar cáncer de seno. Si usted tiene un fuerte historial familiar de cáncer de seno, discuta con su médico si usted debería o no ser examinado para detectar mutación del gen de cáncer de seno y ovarios (BRCA 1 y BRCA2). Las mujeres que portan este gen tienen riesgo muy alto de desarrollar cáncer de seno y de ovarios y se les debería dar seguimiento cercano.
Las precauciones generales que usted puede tener para reducir su riesgo de desarrollar cáncer de seno incluyen:
El éxito del tratamiento para cáncer de seno se encuentra en la detección y tratamiento del cáncer de seno en sus primeras etapas. Las siguientes prácticas ayudarán a fomentar la detección temprana de cáncer de seno:
  • Auto-Examen de Seno: Tradicionalmente, a las mujeres se les ha animado fuertemente a realizar auto-examinaciones de seno mensualmente, comenzando a la edad de 20 años para detectar abultamientos en el seno o cambios que pudieran indicar cáncer de seno. Aunque la mayoría de estudios no han mostrado que las mujeres que se realizan auto-examinaciones de rutina tengan un riesgo más bajo de morir a causa de cáncer de seno, muchos médicos aún recomiendan fuertemente la práctica debido a su bajo costo y la sensación de auto-control que muchas mujeres recuperan por tratar de forma proactiva la propia salud de sus senos. Si a usted le gustaría realizarse auto-examinaciones de los senos, aprenda a hacerlas correctamente y realícelas mensualmente.
  • Mamogramas : Aunque aún hay controversia alrededor de los riesgos y beneficios relativos de los mamogramas de rutina entre los 40-49 años de edad, la mayoría de organizaciones importantes, incluyendo the National Cancer Institute, the American Cancer Society y (más recientemente) the US Preventative Services Task Force, ahora recomiendan que las mujeres deberían someterse a mamogramas cada 1-2 años comenzando a los 40 años de edad. Ellos sugieren mamogramas más tempranos para mujeres en alto riesgo de cáncer de seno (es decir, miembros de la familia de primer grado diagnosticadas cuando tenían menos de 50 años de edad).
  • Examinaciones Clínicas de los Senos: Éstas se recomiendan al menos cada tres años comenzando a los 20 años de edad, y anualmente después de la edad de 40.
  • Mastectomía Profiláctica: Algunas mujeres que tienen un historial familiar muy fuerte de cáncer de seno y que también portan la mutación del gen de cáncer de seno y ovarios (BRCA1, BRCA2) podrían discutir con sus médicos la posibilidad de someterse a una mastectomía antes de desarrollar cáncer de seno.
Auto-Examinación de Seno
IMAGE
Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.
Los altos niveles de estrógeno se han relacionado con el desarrollo de cáncer de seno. Para mujeres mayores, la mayor exposición a estrógeno es mediante reemplazo hormonal postmenopáusico. Por lo tanto, usted debería tener una conversación sincera con su médico con respecto a los riesgos y beneficios del reemplazo de estrógeno con relación al cáncer de seno.
Otros factores del estilo de vida también podrían incrementar su exposición a estrógeno. Si es posible, trate de limitar estos factores:
  • Tener sobrepeso después de la edad de la menopausia
  • Consumo de alcohol
  • Inactividad física
Tener sobrepeso (particularmente después de la menopausia) podría incrementar su probabilidad de desarrollar cáncer de seno. Esto se debe al hecho de que después de la menopausia, la mayor parte del estrógeno en el cuerpo de una mujer proviene de su tejido adiposo. Mientras más grasa tenga en su cuerpo, será mayor el grado de estrógeno.
Estudios han mostrado que las mujeres que toman 2-4 bebidas alcohólicas diariamente tienen un riesgo 40% más alto de desarrollar cáncer de seno que las mujeres que no beben. Esto podría ser a causa del hecho de que el alcohol podría alterar la manera en la que una mujer metaboliza el estrógeno y podría causar que se eleven los niveles de estrógeno en la sangre, incrementando el riesgo de inicio de cáncer de seno.
El fumar incrementa en gran medida su riesgo de varios tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de seno.
El ejercicio ayuda a mantener el peso y modula los niveles altos de estrógeno. También se cree que niveles bajos a moderados de ejercicio podrían estimular al sistema inmune, lo cual finalmente podría desacelerar el índice de crecimiento de las células cancerosas o matarlas. En general, el ejercicio tiene muchos beneficios y se recomienda para la salud en general y para reducir el riesgo de cáncer de seno.

References

National Cancer Institute. Disponible en: http://www.cancer.gov/ . Accedido julio 2006.

Susan G. Komen Breast Cancer Foundation. Disponible en: http://www.komen.org . Accedido julio 2006.

Revision Information

  • Reviewer: Mohei Abouzied, MD
  • Update Date: 09/12/2012