For more information, call: 877-CENTEGRA

A-Z Health Topics


Return to Index

En sus propias palabras: Viviendo con cáncer cervical

Dr. Jacki Hart
Wendy tenía apenas 38 años cuando se le diagnosticaron anormalidades cervicales que parecían ser cáncer. Una madre que divide su tiempo entre cuidar a su hija de 12 años de edad y trabajar en una tienda familiar de cosméticos, ella buscó un tratamiento agresivo y le fue bien en su regreso a vivir una vida plena y activa a menos de un mes después de la cirugía.
¿Cuál fue la primera señal de que algo andaba mal? ¿Cuáles fueron sus síntomas?
De hecho no tenía ningún síntoma. Acababa de ir a mi papanicolaou anual y examen pélvico. El año previo al examen me quejé de tener algunas manchas cerca de 5 días antes de mi periodo, pero el doctor no se mostró preocupado.
¿Cómo fue la experiencia del diagnóstico?
El periodo de diagnóstico fue muy largo. He esperado desde que asumí que mi prueba de papanicolaou fue negativa, dado que no supe nada al respecto, pero cerca de 6 semanas después de mi revisión recibí una llamada de mi ginecoobstetra a las 9 p.m. un sábado por la noche. Ella dijo que tenía displasia cervical, - no cáncer - y que necesitaría una colposcopía. La colposcopía duele un poco, pero no demasiado. Parecía que la displasia fue causada por el HPV, el mismo tipo de virus que causa las verrugas genitales. Mi doctor envió las muestras para ser sometidas a una biopsia y acordó llamarme el 27 de diciembre - ¡Yo no tuve una Navidad feliz!
Cuando recibí la llamada (dos días después de lo previsto), ella dijo que solo había sido una displasia, pero que fue más seria de lo que había pensado en un principio. Tuve un procedimiento LEEP en el consultorio del cirujano para sacar el tejido afectado. Pero después de hora y media de ser pinchada y cortada, él me dijo que quería finalizar el procedimiento en el hospital para usar algo de anestesia. El también quería realizar una biopsia de cono al mismo tiempo. Cuando regresé por los resultados él me dijo que la displasia había sido mucho más severa y había ido más allá de lo que originalmente había pensado. Cuando terminó, le pregunté abiertamente si tenía cáncer, y él dijo sí.
¿Cuál fue su reacción inicial y a largo plazo al diagnóstico?
Susto, realmente. Manejé hasta la tienda de artículos para autos donde mi esposo trabaja y empecé a llorar. Seguía pensando - Yo tengo cáncer. Tengo cáncer. - Después llamé a mi madre, quien es directora de enfermería del área de salud de las mujeres. Inmediatamente ella transfirió la llamada a la oficina de una de sus colegas, un doctor al que ambas respetamos. Después de decirle todos los detalles él me recomendó que acordara tener una histerectomía lo antes posible. Ambos me ofrecieron tanto consuelo de que yo estaría bien después del procedimiento, de manera que entonces me sentiría mucho mejor.
¿Cómo fue tratado su cáncer cervical?
Tuve una histerectomía vaginal, en la cual ellos extirparon mi cervix y útero, pero pudieron dejar mis ovarios. Definitivamente no fue gracioso, pero eso eliminó todos los restos del cáncer y no necesité mayor tratamiento, aunque aún necesito tener pruebas de papanicolaou regularmente.
¿Tuviste que hacer algún cambio en tu estilo de vida o alimentación a raíz del cáncer cervical?
No, no del todo, excepto por las limitaciones postquirúrgicas normales como no beber o cargar pesado durante un tiempo. Yo tenía un estilo de vida bastante saludable antes de todo esto.
¿Buscó algún tipo de apoyo emocional?
Obtuve la mayor parte de mi apoyo emocional vía internet. Una mujer en particular fue diagnosticada la misma semana que yo, así que nos hemos estado contestando por correo electrónico. El grupo de internet calmó mis miedos y con ellos estuve dispuesta a hablar mi preocupación de que mi marido me haya sido infiel y transmitirme el HPV de esa manera. Ellos me tranquilizaron diciéndome que pudo haber pasado hace muchos años, que cualquiera de nosotros pudo haberse contagiado antes de casarse.
¿El cáncer cervical tiene un impacto en su familia?
Mis amigos y familiares actualmente necesitan mi apoyo y algunas veces me siento cansada de consolarlos. Fue conmovedor ver a mi hermano y mi cuñada llorar por mi diagnóstico. Mi hija de 12 años sabe que la enfermedad se ha ido - no le dijimos que era cáncer. Ella se preocupó por la cirugía y está realizando algunas de mis labores para brindar ayuda. Se está convirtiendo en una experta lavando, puesto que se supone que no debo cargar nada aún.
¿Qué consejos le daría a cualquiera que tenga cáncer cervical?
Depende mucho de qué tanto ha avanzado su cáncer, pero le aconsejaría a otras mujeres pensar positivamente y tratar al cáncer lo más agresivamente posible. ¡Háganse sus pruebas de papanicolaou sin falta! También me gustaría ver más gente con conocimiento del HPV, del cuál nunca había escuchado hasta que me enfermé.
Las entrevistas fueron realizadas en el pasado y pudieran no reflejar estándares y prácticas actuales en la medicina. Hable con su médico para conocer mayores detalles sobre cómo esta condición es manejada y diagnosticada en el presente, así como para conocer que tratamientos son los adecuados para usted.